Might and Magic, Juego Rol de Culto que Marco la Historia del Videojuego

En 1983, Jon Van Caneghem fundó New World Computing. Tres años después, llega su primer bebé: Might and Magic. Más de treinta años después, el primer episodio de la franquicia es considerado uno de los juegos más importantes en la historia del RPG.

Más allá de las innovaciones en el propio género de los juegos de rol, ésta es una de las primeras veces que se ha desarrollado un universo tan rico y profundo en un videojuego. Una mirada retrospectiva al episodio con el que todo comenzó.

Para los conocedores de la historia del RPG occidental, Might and Magic es el segundo nombre fundador más importante junto a la serie «Ultima». Ya sea una u otra, sus franquicias marcaron los años 80 y 90 antes de desvanecerse lentamente ante las nuevas caras del panorama de los videojuegos.

A pesar de ello, es importante recordar que sin estas dos grandes series, nada sería igual en la historia de los videojuegos. Y sin embargo, cuando Jon Van Caneghem publicó el juego en el ordenador en 1986, tuvo que distribuirlo él mismo desde su pequeño apartamento. No se preocupe, Activision se hizo cargo de él después de vender 5.000 copias.

Los juegos RPG empiezan a ser personales

Con Might and Magic: The Secret of the Inner Sanctum, Caneghem ofrece un universo derivado de Dungeons & Dragons como lo exige la tradición de los juegos de rol, pero encuentra su originalidad en la conceptualización del juego en torno a la visión en primera persona.

Si este ya era el caso en Ultima durante las mazmorras, Might and Magic impone una primera persona a lo largo de la experiencia. Una idea que nunca deja de seducir ya que es el concepto que se utilizará en la saga The Elder Scrolls. Cuando empiezas un juego, es un poco como con Dark Souls, conoces a un personaje y asignas estadísticas entre valores limitados.

A partir de ahí, son tus acciones las que determinarán principalmente el progreso de tu búsqueda. Usted puede elegir hacer el bien, hacer el mal o permanecer neutral evitando resolver ciertas situaciones. Si otros juegos de la época como Wizardry desbloquearan diferentes clases para los jugadores de acuerdo a sus elecciones morales, Might and Magic te da total libertad.

Puedes unirte a las filas de una supuesta buena clase como un Paladín y convertirla en una sangrienta máquina de guerra o, por el contrario, convertirte en un ladrón de corazón blando. Una libertad que, en lugar de dar demasiado rápido, facilita el aprendizaje de un sistema de juego que no siempre es accesible para los principiantes con otros juegos de este tipo.

Los principios son duros

Al principio, no tendrás nada y tendrás que luchar para tratar de ganar algo de dinero para equiparte con un mínimo antes de empezar realmente tu curso. Puedes explorar cualquier cosa que quieras, porque el juego no te limitará por su nivel de diseño sino por el nivel de dificultad de algunas áreas.

Si piensas que elevar a un personaje a un nivel superior en un juego como Final Fantasy VI es largo, te desmayarías con Might and Magic. No sólo no tienes ninguna indicación de la experiencia necesaria para subir de nivel, sino que puede que tengas que explorar el área durante largos periodos de tiempo antes de encontrarte con un enemigo. Dicho esto, ¡la lucha es aún más emocionante!.

En resumen, Might and Magic, aunque más fácil de acceder, requería más paciencia por parte de los jugadores que de los competidores. Aquí, nadie te llevará de la mano para guiarte en la dirección correcta o en la búsqueda correcta para completar y continuar la aventura principal. Eres libre y cada uno de tus viajes tiene un propósito específico: aprender más.

Ya en el primer episodio surge lo que se convertirá en uno de los mundos de videojuegos más emocionantes de los años 80 y 90. Muchas horas de análisis y lectura te esperan en el resto de la serie si quieres descifrar la historia del mundo del Poderoso y Mágico, sus guerras, sus clanes, sus religiones, su mitología, en definitiva, todo lo que lo hace un mundo apasionante para explorar.

El juego se convirtió rápidamente en un juego de culto y la franquicia continuó sacando títulos durante los siguientes treinta años. Una franquicia fundadora del RPG “Western” que sigue inspirando a los estudios de desarrollo actuales.

Aunque puede ser difícil para los jugadores que crecieron con las últimas generaciones de consolas sumergirse en un mundo de 1986, es crucial recordar los primeros juegos sin los cuales los éxitos de hoy no existirían.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here